Langue

Plantas de celulosa

Articles

Un poco de historia del extractivismo minero

El extractivismo que sustenta el neodesarrollismo de los países dependientes marca por igual tanto las políticas de los gobiernos denominados progresistas (no se sabe muy bien por qué) como las de los llamados conservadores (si por conservadurismo se entiende la defensa por todos los medios del servilismo ante los intereses de la oligarquía local y de las empresas trasnacionales, así como a la política social e internacional que les dicta Washington). La tierra arable uruguaya se llena así de plantaciones de eucaliptos, que alimentan las cada vez más numerosas fábricas productoras de pasta de papel a costa de la producción de alimentos, de los recursos hídricos, del ambiente y del propio turismo, fomentando la despoblación de las zonas rurales y del país mismo. Las estadísticas marcan un aumento grande del PIB pero, en realidad, lo que ganan menos de cinco grandes papeleras y apenas un puñado de terratenientes causa enormes daños a mediano y largo plazo al ambiente y a la economía y, en lo inmediato, condena a la sociedad a la falta de empleo.

La extensión de los cultivos soyeros transgénicos –en Argentina y Brasil, al igual que en el oriente de Bolivia y Paraguay– devora por su parte bosques, tierras cultivables, pueblos, campesinos y mediante la contaminación acaba con los recursos pesqueros, de los bosques, con los provenientes de la cría del ganado o de la siembra de cereales y con los productos agrícolas de uso industrial, como el lino o el algodón. La deforestación, el despoblamiento de enormes zonas del interior, con el consiguiente hacinamiento de sus habitantes en los suburbios de las ciudades, el deterioro de los suelos, de los cursos de agua y las capas freáticas, el encarecimiento de los alimentos básicos cada vez menos abundantes –trigo, maíz, carne, leche, huevos– y su consiguiente impacto sobre el nivel de vida de la población, tampoco son contabilizados por los gobiernos cuando registran el aumento de las exportaciones, de los ingresos en divisas y de lo recaudado en concepto de impuestos.

Tribuna - Uruguay : El Sindrome Botnia

El ejercicio del ministerio público y el acceso a la información pública en materia de protección ambiental
Por Enrique A. Viana Ferreira*

"Es evidente que quien esté desinformado o informado de manera inexacta o parcial, no tendrá posibilidad de participar adecuadamente y en igualdad de condiciones, en un proceso de toma de decisión. La consecuencia será entonces negativa para gobernantes y gobernados, tanto de la generación actual como las futuras" (Sabsay, Daniel - El acceso de la informacion pública en el Noreste argentino - FARN - FUNDEDER - Embajada britanica en Buenos Aires,2006, pág. 3).

"No impedir un resultado que se tiene la obligación de evitar equivale a producirlo" (oración final del art. 3º del Código Penal uruguayo).

Se me requiere un análisis de lo que viene significando la problemática de las plantas de celulosa en el Uruguay. Voy a referirme, en la oportunidad que se me brinda, a un único aspecto: a los perjuicios jurídicos, es decir, a ciertos daños que el Derecho Ambiental como tal viene padeciendo, en la República Oriental del Uruguay, a partir de determinados hechos, daños que, en definitiva, no se limitan solo al Derecho Ambiental.

Parece llamativo de hablar de daños al Derecho a partir de hechos o de conductas de hecho. Sin embargo, en efecto, es lo menos que puede decirse cuando, irresponsabilidad organizada mediante, como diría ULRICH BECK, todo o casi todo lo que se hace desde quienes tienen el deber público de tutela del medio ambiente es para no acatar o no aplicar la normativa de protección ambiental, para minimizar o reducir su exigibilidad, en especial, cuando el sujeto pasivo es una poderosa industria trasnacional. Leer mas »

Brèves

Un fiscal uruguayo pidió que se declare inconstitucional la instalación de Botnia

la papelera Botniala papelera BotniaEl fiscal Civil 3 de Montevideo, Enrique Viana, reclamó a la Corte de su país que declare inconstitucional las leyes que autorizaron la instalación de la papelera finlandesa, a la que consideró "una de las cinco más contaminantes del planeta", al sostener que "la Administración Pública defraudó el deber de protección ambiental".